MONS†ER

No se sabe nada de nadie cuando se está corriendo por su vida en una carretera, todo es oscuro y solo se escuchan como se mueven los árboles, no por el viento si no por las alas de la extraña criatura que me esta persiguiendo.

Corro por mi vida, en medio de la carretera, pero aquella extraña criatura me esta persiguiendo, como un halcón a un ratón, no sé qué hacer solo corro, corro acompañado de mi fuerza y con una rara moneda en mis manos.

Demasiado tarde, ya empiezan a iluminarme las luces de los autos, espero que no me arrollen o algo parecido, aun así sigo corriendo, escucho como suenan el claxon para advertirme que me haga a un lado, pero si lo hago aquella criatura me podría atrapar.

Afortunadamente, me arrollan y me proyectan contra el parabrisas, el hombre asustado corre y la con la poca fuerza que tengo me trago aquella moneda, al fin veo a la bestia, me era conocida, la última imagen que tengo de este aterrador suceso.

Y la bestia abrió el pecho del hombre y sacó de su traquea ese siniestro tesoro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: